Foro general de la red de infantil

Día de Andalucía

 
Imagen de Inmaculada Calañas Continente
Día de Andalucía
de Inmaculada Calañas Continente - sábado, 16 de junio de 2007, 19:36
 
Hace mucho tiempo, alguien me pidió el cuento de Rosalía, la flor de Andalucía. No he podido hacerlo antes, así que con idea de que lo tengáis a tiempo para el curso próximo aquí os lo envío.

ROSALÍA, LA FLOR DE ANDALUCÍA

Hace mucho, mucho tiempo, cuando las brujas vivían en la tierra, no como ahora que sólo viven en los cuentos, que una de ellas, una bruja de nariz larga y ojos pequeños con la cara llena de verrugas, era la dueña y señora de un gran trozo de tierra.
Todo en aquella tierra tenía que ser triste, sin colores, porque eso es lo que les gusta a las brujas y con su magia potagia y su escoba voladora destruía cualquier flor que pudiese salir y sobre todo la hierba, porque el verde era el color que menos le gustaba.
Vuela que te vuela recorría la tierra montada en su escoba y en cuanto veía que asomaba una flor o una pequeña hojita ¡zas!. Un escobazo y no quedaba nada. Por eso ninguna flor se  atrevía a salir y se escondían todas, muy asustadas, en una cueva debajo de la tierra.
Pero las brujas no pueden estar todo el tiempo vigilando la tierra, tienen que hacer otras cosas de brujas,como preparar sopas m´gicas o ir a la peluquería a que les enreden el pelo y se lo despeinen, así que cuando esta bruja se iba a hacer sus cosas, dejaba en su tierra a un gran toro, porque ya sabéis que a los toros les gusta mucho comerse las flores y la hierba. Así que nada, ni cuando se iba la bruja las flores podían asomarse, porque si se atrevían a asomar un pétalo ¡ÑAM, ÑAM! el toro se las comía.
Hasta que un buen día, en aquella oscura cueva a la que nunca llegaban los rayos del sol, nació una pequeña flor a la que le pusieron el nombre de Rosalía. Poco tiempo tardó Rosalía en darse cuenta de que aquella cueva no le gustaba nada, y como era muy valiente y muy curiosa decidió, sinque nadie se diese cuenta, salir de la cueva y ver como era aquella malvada bruja de la que todos hablaban.
Así que  muy, muy despacio, salió de la cueva, esperó a que el toro se diese la vuelta y se asomó. Y lo que vio la dejó maravillada, porque no vio a la malvada bruja, ni mucho menos, lo que vio fue un precioso cielo azul mucho más bonito que el feo techo negro de la cueva, y un montón de manchas blancas, -tan blancas como ella y el resto de las flores-, que flotaban en el cielo, y aunque ella no sabía lo que eran, vosotros seguro que sí,.... eran  las nubes. Y respiró el aire limpio y fresco y... lo mejor de todo, sintió un calorcito muy agradable cuando los rayos del sol la tocaron; sobre todo después del frío que hacía en la cueva.
Bajó corriendo a la cueva y les contó a todas sus amigas lo que había visto.¡No podían seguir viviendo en esa cueva! Y había que hacer algo para disfrutar de todas las maravillas que había en la tierra. Las flores mayores murmuraban, las flores jóvenes gritaban y las flores pequeñas sólo jugaban. Así que todas se pusieron a pensar, a pensar y a pensar y de pronto ¡PIN! Se les ocurrió una idea. Decidieron que tenían que salir todas juntas, a la vez, de la cueva; así la bruja no podría destruir a todas con su escoba. Seguro que se cansaba de dar escobazos y las dejaba en paz.
Fue así como un día, el 28 de febrero, todas las flores se juntaron para salir a la vez, llenando toda la tierra en la que hasta entonces no había vivido nadie. La bruja, que odiaba a las flores, al ver tantas, se puso malísima del disgusto, porque sabía que tardaría muchos años en barrerlas a todas, así que se montó en su escoba y se fue a buscar otra tierra triste y fea en la que vivir.
Las flores blancas y la hierba verde hacían que aquella tierra fuese  realmente hermosa.
Era tan hermosa que hasta el arco iris decidió quedarse a vivir allí y regaló sus colores a todas las flores.
A partir de entonces, aquella tierra triste, fue una tierra hermosa, a la que mucha gente quiso ir a vivir.
Por ello cada 28 de febrero se celebra el día en que salieron las flores y crearon la hermosa tierra de Andalucía.
Imagen de Mª José Benítez
Re: Día de Andalucía
de Mª José Benítez - lunes, 9 de julio de 2007, 13:00
 

muchas gracias inmaculada, yo te pedí este cuento.