FORO: Debate sobre los fundamentos teóricos

Aplicación de las pruebas ortográficas

 
Picture of Noelia Bellido Núñez
Aplicación de las pruebas ortográficas
by Noelia Bellido Núñez - Tuesday, 19 February 2013, 8:21 PM
 
Buenas tardes. He pasado las pruebas a mi tutoría, que es un 3º de ESO donde hay alumnos con buena ortografía en general, aunque en los exámenes cometen otros errores de acentuación o puntuación, y otros que han cometido errores graves de las dos formas que han realizado el dictado de palabras. Al repasar los materiales proporcionados por Daniel, me di cuenta de que no me servían para secundaria, eso de los carteles palabra-dibujo o completar con la letra que faltaba me parecía un material más apropiado para primaria pero me imaginaba a mi grupo diciéndome..."esto qué es ¿de niños chicos?", en fin, ni que fueran eruditos las criaturas, así que opté por pasar primero las pruebas tal como era el planteamiento inicial y, después, dictarles yo las mismas palabras, una semana después, para que ellos las escribieran sin tener la opción de correcta/incorrecta ya que, visualmente pudieron reconocer con mayor facilidad las que estaban mal escritas, tanto en las palabras como en las oraciones.

Los errores que he detectado en ambas pruebas son las siguientes, más o menos en la misma medida:

  • Sustituciones por cambios de sonido: reyezuelo/*rellezuelo, quilla/*quiya, visionario/*bisionario, vegetación/*vejetación, cigüeña/*zigüeña.
  • Reglas categóricas: homenaje/*homenage, enredaba/*enrredaba, además de escribir mal palabras como heráldica, pasteurizada, pace o lloriqueo, yo creo que por desconocimiento de las mismas porque decían..."¿qué? ¿cómo has dicho maestra?"
  • Palabras homófonas: sabia/ savia, haya/ halla, arrollo/ arroyo
  • Palabras sin reglas como es el caso del seseo/ceceo: censura/*sensura, pellizco/*pellisco, garbanceo/*garbanseo, forzudo/*forsudo. Este error se suele dar bastante dado que ellos son seseantes. Lo curioso es que el alumno que más ha incurrido en este error es un niño rumano, ha aprendido el español propio de la modalidad lingüística de la localidad.
  • Reglas contextuales: aguijón/*agijón, exacto/*exasto, decisión/*desición.
  • Y, por último, numerosas faltas en acentuación. Pero para resolver este asunto esperaré a la sesión del curso que tratará este tema en concreto ¿no?.
Y esto es todo por ahora. Seguiré torturándoles con la ortografía. Ellos, por el momento, están encantados de hacer las pruebas porque piensan que las enseño en el curso, aunque muchos se avergüenzan de que sepan sus errores, eso está bien supongo, así se esmeran en aprenderlas ¿no?.
Daniel Glez. Manjón
Re: Aplicación de las pruebas ortográficas
by Daniel González Manjón - Wednesday, 20 February 2013, 2:44 AM
 

Hola, Noelia:

Al observar los errores, veo que realmente se concentran (tildes aparte) en la ortografía de tipo visual y de reglas categóricas y, en menor grado, en el dominio de algunas reglas contextuales.

Lo digo porque, asumiendo el yeísmo como un rasgo dialectal de tus alumnos, los errores reyezuelo/rellezuelo, quilla/quiya, vejetación/vegetación... no cambian el sonido de lo escrito (es decir, ellos leen igual las palabras bien escritas que como ellos las han escrito). Pasa también en el caso de "desición", donde realmente no han infringido la regla contextual de CE, CI: para un seseante, eso suena igual que DECISIÓN o que DECICIÓN.

En este sentido, la buena noticia es que un muy alto porcentaje de sus errores se pueden tratar con la misma estrategia básica... ¡lo que no es poco! (a partir de 5º de Primaria, las tarjetas de palabras las usamos sin dibujos, directamente, o ponemos fotos en vez de dibujos, ya que -en efecto- asocian los dibujos a algo infantil o para torpes).

En cuanto al factor "avergonzarse" como elemento de motivación, la verdad es que en mi experiencia tiene un alto valor: hemos probado varias veces a crear espacios abiertos a otros (aprovechando, por ejemplo, la web del cole) en donde los chavales cuelgan sus escritos, y este sentido de estar expuestos a las críticas suele funcionar como un acicate al esfuerzo por escribir bien... ¡¡¡¡Algo muy importante en un contexto en el que, a menudo, no se valora la buena ortografía y, en consecuencia, se desincentiva el esfuerzo de aprenderla!!!!!

PD/ En relación al seseo del rumano... ¿habéis observado que casi no existe ningún idioma, diferente al español, que cuente con el fonema /z/? Es un tipo de error que he visto a menudo también, por ejemplo, en niños con el catalán como lengua materna.